Una persona feliz queda demasiado ocupado para preocuparse por el día y tiene demasiado sueño que preocuparse por la noche.