Si tu iglesia desea un pastor mejor, sólo tienes que orar por el que ya tiene.