Dios nos promete un aterrizaje seguro, no un paso tranquilo.