Malo nunca es bueno hasta que peor ocurre. ~ Proverbio danés