Un silencio oportuno tiene más elocuencia que el habla.