El valor de la oración coherente no es que Él nos escuchará, pero que vamos nosotros a escucharlo. ~ William McGill