He sido conducido muchas veces a mis rodillas por la abrumadora convicción de que no tenía otro lugar a donde ir. ~ Abraham Lincoln