Dios no nos conforta para hacernos confortable pero para que nosotros pudemos consolar a otros.