Ah, si sólo supieras la paz hay en un dolor aceptado. ~ Jeanne de la Montte-Guyton