La voluntad de Dios nunca te llevará a donde la gracia de Dios no te protegerá.