Fuimos llamados a ser testigos, no los abogados ni los jueces.